Día 24 Tristeza

Día 24 Tristeza

Día 24 Tristeza

Hoy regresaron esos discursos a mi cabeza, esas frases, historias e ideas que me han perseguido mucho tiempo, que no me hacen nada bien. A veces las siento como un lodo que está en mis oscuridades y a veces se mantiene a distancia pero otras veces suben y me invaden. Con el tiempo lo he ido disolviendo, cambiando de color, aceptando que esté ahí, que a lo mejor nunca va a desaparecer y que es parte de mis rincones. Cada vez sube menos el nivel de lodo, cada vez se aparece menos esa oscuridad, pero días como hoy, llega y sube.
Entonces, hoy decidí rendirme a la tristeza, tome unas cobijas me abracé, saqué unas lagrimitas y me rendí a sentirme triste.
Y eso me curó, lo hice sin pensar en nada, sin forzar a que pasara, sin juzgarme por no domar al monstruo, sin presionarme a salir de ahí…
Entonces, el agua se aclaró y poco a poco me sentí mejor. Las ideas tomaron su lugar, y su verdad, tomaron su tamaño y perdieron su poder.
Entonces me levanté y salí de ahí.
Y sí sentirse triste también es delicioso, abrazar lo gachito que nos sigue es curador, y tomarlo de frente nos hace poderlo soltar mejor.
Detener el momento para tomar una foto, observarnos de fuera y cambiar la visión.
Llorar para gozar después.

Comments are closed.

Post navigation

  Next Post :
Previous Post :